de paisajes y películas

2 noviembre, 2006

El comentario de hoy versa sobre las extrañas las emociones que viven dentro de un disco muy especial, surgido de la electrónica empleada más como herramienta de composición que como instrumento musical. Por supuesto que también hay loops, samplers y toda clase de parafernalia de la modernidad electrónica, pero en la mayoría de los casos ésta recurre a instrumentos tan poco habituales en la era digital como flautas, clarinetes, guitarras acústicas, panderetas, acordeones o tan “primitivos” como Casiotones o sintetizadores de primera generación.

Hoy hablamos de “Maritime”, segundo trabajo en solitario de un tal “Minotaur Shock” o, dicho de un modo más convencional, del compositor británico David Edward. No se trata de una obra fácil, ni de primera escucha. Requiere, como tantas otras cosas, de una aproximación lenta y abierta al disfrute de los pequeños detalles. Es, en este sentido, un trabajo que podríamos calificar de minimalista, si bien este primer término sólo nos muestra una de las múltiples facetas -y son muchas y variadas- de la obra. Quizá, la descripción más acertada, la propuesta por el mismo autor, lo situaría como una “banda sonora de una película por realizar”. Y esta película nos sugeriría emociones y paisajes tan controlados como descriptivos, un contenido optimismo y la posibilidad de ver y mirar, al mismo tiempo, hacia todos los sentidos y lugares.

sea.jpg

Podríamos citar fuentes como Michael Nyman, The art of noise, -una vez más- Yann Tiersen o compositores cinematográficos como Moroder o Morricone. Y hablar de la profunda belleza oculta bajo una capa de simplicidad en temas como “Four magpies” o “Mistaken tourist”. De los aires tan optimistas como sugerentes de “Somebody once told me it existed but they never found it”, del tributo minimalista de “Muesli” o del refrescante brit-electro-pop de “Six foolish fishermen”. Pero pienso que lo mejor es dejar fluir la música y que nuestras a veces oxidadas cabezas hagan el resto.

En definitiva una sabia y enternecedora, por naíf en algunos casos, mezcla de paisajes, emociones y estilos. Un trabajo que, como apuntaba, necesita de más de una escucha para poder superar la extrañeza – como cualidad musical- que produce su primera audición, la sorpresa que produce la tercera y la adicción disponible a partir de la cuarta. Un paisaje perfecto para almas optimistamente sensibles.

minocarat.jpg

baditunes.jpgbadamazon.jpg
Consigue este fantástico trabajo en el iTunes Music Store o a través de Amazon.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: