de la música en tiempos de odio

11 junio, 2007

Y, como no hay dos sin tres y aprovechando la relativa tranquilidad laboral propia de un lunes de mediados de junio, vamos con la tercera de “nuestras chicas” -en su versión readaptada- que nos llevará desde la soleada Italia a un lugar y un tiempo bastante más sombrío pero no por ello falto de ritmo, de -un cierto- humor y de mucha ironía.

Todo ello nos va hacer bastante falta; porque el viaje musical que hoy quiero comentar tiene lugar en los años 40 del pasado siglo, en un país como Polonia o Lituania, abocado a una guerra nefasta -obviamente; no las hay de otro tipo- y dominado por los nazis. Para completar situación sólo nos falta sentirnos judíos.

Pongámonos en situación. No hay muchos motivos para cantar, salvo que esto nos sirva para olvidar, aunque sea por un instante, todo el sufrimiento derivado de haber nacido en el seno de una comunidad, en un tiempo y en un lugar simplemente malditos. Aún así, hay ciertos sonidos en el aire de los guetos, confusos y escondidos que bebiendo de todas las fuentes contemporáneas -ragtime, tango, cabaret, etc.- y tradicionales -folclore, religión, historia, etc- forman una ligera y confortable bruma en la que esconderse, aunque solo sea por unos instantes, de la realidad. Todos conocemos la historia y, por ello, no la olvidaremos.

Paso a la música. Ghetto Tango, el trabajo que hoy nos ocupa es una obra compilatoria de las músicas y sonidos de aquelos difíciles momentos y que viene de la manos dos intérpretes desconocidos pero que fácilmente se abren un hueco en nuestro corazón y nuestra memoria. Adrienne Cooper -voz- y Zalmen Mlotek -piano y voz- componen a lo largo de 18 temas un complejo e ilustrativo mosaico de sonidos, influencias y estados anímicos que burbujean al ritmo de la música, sea esta el clásico -reinterpretado- “(Song of the Nazi) Soldier’s wife” de Kurt Weill [+], el chispeante e irónico “Coolies”-en el que se equipara a los tiradores de los carritos asiáticos con los judíos del gueto de Varsovia-, el exageradamente cabaretero “Mues” o los más profundos “Mazl / On a heym”, una trágica y espléndida balada, el tango polaco “Makh tsu di eygelekh” o el final místico de “The bar mitzve speech”. Los temas a lo largo de todo el trabajo están cantados en yiddish y alemán con algunas traducciones y recitativos en inglés que, si bien pueden resultar un tanto chocantes, contribuyen a la comprensión de la obra.

Para acabar me viene a la memoria otro memorable -y también musical- repaso a esta época y lugar que tuvimos la oportunidad de descubrir con la película y banda sonora de “El pianista” [+]. Y si en aquella ocasión todo era Frédéric Chopin [+] y oficiales, en este caso todo es más popular, más intenso, más “degenerado” -como calificaban los jerarcas nazis a estas músicas- y más visceral. Y no olvidemos que el corazón también es una víscera. Que ustedes lo disfruten.

baditunes.jpgbadamazon.jpg

Consigue este fantástico trabajo en el iTunes Music Store o a través de Amazon.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: