de habitaciones y estados mentales

5 agosto, 2007

La música que hace Harold Budd puede ser clasificada como ambiental, aunque él nunca haya usado ese término para referirse a su estilo.
Sus colaboraciones con Brian Eno en The Plateaux Of Mirror y The Pearl, con Robin Guthrie en Mysterious Skin (álbum del que ya os hablaba aquí), con Cocteau Twins en The Moon And The Melodies y su propia obra en solitario avalan la gran calidad de este artista minimalista, creador de paisajes evocadores, etéreos, de atmósferas sutiles, tenebrosas en ocasiones.
Su inigualable técnica al piano se debe al uso de efectos de eco y reverberación que dan ese aire de misterio a la mayor parte de su obra.

Harold Budd

Hoy os presento uno de sus mejores trabajos, aparecido en Agosto del año 2000, cuyo título es The Room.
En este disco se nos invita a explorar nuestro yo interior, a través de un paseo virtual por las diferentes estancias que podemos encontrar en una casa imaginaria (nuestra casa, nuestra mente).

The Room

Iniciamos el viaje imaginario con The Room Of Ancillary Dreams donde se nos sugiere hasta qué punto podemos ser esclavos de nuestros propios sueños. ¿Soñamos, realmente, o vivimos vidas paralelas…?

La magia nos invade en The Room Of Oracles, donde el misterio y lo desconocido se dan la mano. En esta pieza el piano es el instrumento que lleva todo el peso de la composición, arrastrándonos al terreno de lo onírico.

The Room Of Stairs sugiere una habitación de escaleras misteriosas que quién sabe a dónde nos llevan. Quizá a otra estancia (estado mental).

The Room Of Corners nos muestra un sinfín de recovecos y esquinas en una habitación tortuosa, donde tienen cabida los más variados deseos y esperanzas, detrás de cada una de ellas.
Harold se vale de una melodía minimalista y repetitiva, igual que en sus orígenes musicales, en los años 70.

The Room Alight tiene toda la magia del comienzo del verano, con la luz invadiendo la estancia a raudales. Éste es el tema que me sugiere la portada del disco, preciosa, por cierto. Los que seáis fotógrafos sabréis apreciar la belleza y maestría en la toma de la imagen.

The Candied Room es la estancia del invierno, de los recuerdos, la nostalgia, los amigos que se fueron, las ocasiones perdidas, el tiempo que no se podrá recuperar…
También es la estancia que nos invita a pararnos en el tiempo y tomar conciencia de quien somos realmente.
Es mi tema favorito.

The Room Of Mirrors es un lugar en el que podemos encontrar nuestro otro yo, nuestro lado opuesto, puede que el oscuro. Es una estancia para permanecer con precaución, en estado de alerta.

The Room Obscured nos invita a descansar de los sentidos y a escuchar nuestra voz interior.

The Room Of Forgotten Children es la estancia de aquellos que olvidaron su niñez, ahogados en un mar de responsabilidades y competitividad. Es la estancia de los que crecieron siendo adultos.

The Room Of Accidental Geometry nos lleva por el laberinto de nuestra mente, donde todo es aparentemente improvisado, pero en el fondo obedece a leyes muy concretas. Las leyes del comportamiento humano.

The Room Of Secondary Light nos lleva a un ricón diáfano, tranquilo, de paz y relax que nos invita a soñar con paraísos utópicos.
Para ello, Harold se vale de sintetizadores y percusión de metal, al estilo de la New Age de los años 70 y 80.

The Flowered Room es una estancia de fragancias, ambientada para dar cobijo a nuestras almas cansadas y hastiadas de la cotidianidad.
Otra vez el piano, esta vez eléctrico, nos hace volar con nuestra mente, al tiempo que el bajo eléctrico nos arropa con su calidez.

Por fin llegamos al final del viaje, a la última de las habitaciones mágicas creadas por el compositor.
The Room es la estancia en la que nos preparamos para afrontar de nuevo el mundo real, despertando y poniendo alerta nuestros sentidos para lo que podamos encontrar fuera…

Desde luego, todo esto es una interpretación personal del álbum, pero os dejo a vosotros que juzguéis y puntualicéis lo que sea necesario.
En mi opinión, es una obra maestra de este magnífico compositor, al que algunos ya han llamado “auténtico compositor neoclásico”.

Como curiosidad, apuntar que en la archifamosa película de manga japonés “Ghost In The Shell”, se ambienta determinada escena con el tema A Child In A Sylvan Field, del álbum By The Dawn, recreando así el entorno futurista que la película requería.
Os dejo un vídeo de la misma:

Este magnífico trabajo podrás encontrarlo en la ITMS y en Amazon.

Anuncios

4 Responses to “de habitaciones y estados mentales”

  1. xolete Says:

    Hmmm, tiene muy buena pinta 🙂
    Muchas gracias por la sugerencia

  2. nemesys Says:

    Es para escuchar con mucha tranquilidad.
    😉

  3. zaralonio Says:

    Lo escucharé con mucho gusto, considerando que nuestro canario favorito debe star muy depre para seleccionar piezas calmas.
    Saludos.

  4. nemesys Says:

    Hola zaralonio.
    Ya no tanto, pero estuve mal.
    Un poco de musicoterapia me ha venido muy bien y este ha sido uno de los álbumes que he usado para tal fin.
    Gracias por el comentario 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: