Judy

9 noviembre, 2007

Judy es una presencia permanente que ha fascinado y se ha dejado fascinar por personajes como Leonard Cohen, Stephen Stills, Bob Dylan, Joan Baez o Joni Mitchell. Judy comenzó siendo una niña prodigio al piano y, quizás, hubiera sido una gran concertista, pero nos habríamos quedado sin la dulzura cristalina -a veces amarga- de su emocionante voz. Judy está a punto de cumplir 70 años y lleva más 45 entre canciones propias y ajenas, siendo musa y siendo imitada, pateando a la vida y siendo pateada por ella. Judy nunca se rinde y Judy es, obviamente, Judy Collins (Judith Marjorie Collins, Seattle, 1 de mayo de 1939).

judy64.jpg

Esta es una de esas ocasiones en las que el personaje es –al menos– tan trascendente como su obra; cantante en el Greenwich Village neoyorquino, militante progresista y comprometida, musa y protectora de Leonard Cohen -se cuenta que éste le cantó la maravillosa “Suzanne” por teléfono nada más acabar de componerla- y también de Stephen Stills -ella es “Bluebird” y “Suite: Judy blue eyes”, fue evolucionando a principios de los 70 hacia posiciones más -estilística y sonoramente- depuradas recuperando temas tradicionales como “Amazing Grace” o heredados de los grandes compositores de musicales “Send in the Clowns” de Stephen Sondheim o “Marat-Sade” de Richard Peaslee.

Poco a poco, sus propias composiciones comienzan a desplazar -aunque nunca por completo- a las versiones de otros artistas siempre excelentemente seleccionadas al igual que sus colaboraciones externas -recordar, por ejemplo, la maravillosa versión del tema “For free” de Joni Mitchell que grabó junto al clarinetista Richard Stoltzman y el pianista Bill Douglas [+]. Un episodio de bulimia -malinterpretado como adicción-, el suicido de su hijo Clark en 1992 y el paso de los años han ido retirado suave y discretamente a esta artista que este año acaba de grabar su trigésimo cuarto álbum dedicado esta vez a otros dos indispensables: Lennon y McCartney.

judyhoy.jpg

El trabajo que os propongo para descubrir -recordar o redescubrir- a la artista es una recopilación publicada en 1997 bajo el título de “Forever: An anthology”, un excelente repaso a sus por aquel entonces casi 35 años de carrera. Hay en este trabajo muchas y muy buenas canciones propias o escritas por personajes que, como la intérprete, se deslizan con una sorprendente suavidad entre el más puro folk-song, el pop, el musical, los temas tradicionales o la poesía musicada. Además de los ya citados Leonard Cohen o Stephen Sondheim el doble álbum cuenta con una buena docena de piezas propias que acompañan -y complementan- a las artistas como Joni Mitchell -“Chelsea morning”-, Jacques Brel -“La chanson des vieux amants”-, Bob Dylan -“Masters of War”-, Pete Seeger“Turn, turn, turn”- o Kurt Weill -“Pirate Jenny”- entre otros. La voz, la espléndida voz de Judy Collins pone el resto convirtiéndose en el nexo perfecto para este paseo, ya sea recordatorio o de descubrimiento. Que ustedes lo disfruten.

caratjcollforever.jpg

baditunes.jpgbadamazon.jpg

Consigue este fantástico trabajo en el iTunes Music Store o a través de Amazon.com

Anuncios

2 Responses to “Judy”

  1. zaralonio Says:

    Muchas gracias Xol por proponernos un tema más sólido para opinar que el de la música blanca, que al igual que su nombre nos dejaba la mente en blanco sin nada que decir.
    En este caso Judy Collins me trae el aroma de los setentas, debido al peculiar timbre de voz, emparejado con Juanita Baez en aquellas caciones protesta de Woodstock.Y si es todavía su voz, la verdad es que se trata de una gran voz.
    Lamentablemente me da la sensación de que su tiempo ya pasó, a diferencia de una Joni Mitchell que rozando los setenta años todavía me sienta como un golpe de aire fresco mañanero.Y más en este 2007 que ha publicado un enorme disco (Shine) y le han dedicado otros dos, uno de ellos de Herbie Hancock, nada menos, junto con un grupo de amiguetes (Tina Turner, sí, una de ellas).
    En todo caso gracias por los momentos setenteros que ya no volverán.

  2. xolete Says:

    Dos notas al margen:
    Sobre la música blanca no puedo menos que recomendaros la fabulosa (y brevísima) novela. Cada uno de los pocos minutos invertidos en ella se disfruta plácida, intensa y perdurablemente.
    Por otra parte, jamás osaría hablar de Joni Mitchell en su presencia; válgame el cielo! Quedo a la espera, más pronto que tarde, de sus comentarios pormenorizados sobre alguna de sus últimas maravillas.
    🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: